# (1)

Social icons


Maria Pitto, Genoa (IT) seamstress extraordinaire 
and quite possibly one of Italy's funniest Mums!


In preparation of Fashion Revolution Day in Santiago de Compostela (Spain), it's orgainzers, We Are Latitudeasked me to bring a picture for a video (coming soon!), of someone I knew who worked in the textile sector. So I once again asked myself how much I actually know about the people #whomademyclothes.


Thanks to owning a nice selection of ethical clothing after having quit fast fashion two years ago, I luckily have much more information these days. In addition, I also had the chance to talk to brand owners about their production, access information about factories via e-shops, find labels signed by garment workers in some of the clothes I've bought, which was obviously both interesting and inspiring.


 Upcycled shirt dress by Rokit London


However, I couldn't help but taking #whomademyclothes very literally when I first heard it. Who is the person who made my T-shirt? What's their story? A quick count of my wardrobe revealed that I had personal contact with the "makers" of only five of the garments I own - although some might argue that's not too bad for nowadays' standards…

Standing in front of my wardrobe, I suddenly remembered my grandmother, who'd take herself and her two daughters to a seamstress twice a year. Each of them had something made for them, and "that was it for another year" as my mother used to remark in a sarcastic tone.

What was obviously frustrating for my mother and my aunt is a privilege only few people can afford these days. A privilege, not only because custom-made clothes will always be king, but to my mind, it's also a privilege to have the chance to build a relationship with the person who makes your clothes. And finally, it would hardly allow for the type of garment industry we see in developing countries nowadays. Being so disconnected from each other, is clearly one of the reasons why it’s very easy for us consumers and brands alike, to turn a blind eye on our social and environmental responsibilities.

Luckily, I had the pleasure of having something made for myself twice, one of which was a coat. While out on a shopping spree with my friend Andrea, we stopped by a shoe repair shop to get a pair of my heels fixed. What I expected to be a minor repair was deemed impossible by the owner of the shop. He informed me that I'd be better off getting a new pair for a "tenner" from the chain store next door. While I felt baffled that I would be sent to the very people who threatened his trade in the first place, Andrea just shook his head in disbelief.

Outside the shop, the two of us started complaining about the modern buy-and-throw culture. I mentioned that the coat I had bought the year before was already completely worn out, another great example of fast fashion at its worst... 



Maria’s coat as part of a vintage outfit for 
TRAID UK's #secondhandfirst pledge.


"No problem!" exclaimed Andrea instantly, "I'm sure my Mum could make you a copy!" I knew that she was a very talented seamstress, but I thought this was far too much to ask. While I tried hard to dissuade Andrea out of politeness, he was already explaining the entire case over the phone to Maria, his mother. "No problem" he assured me again, "she can do it." Wow! It took me a little while to process the generosity and spontaneity of this offer. I eventually accepted guiltily, and so Andrea took my coat back to Genoa with him for his Mum to inspect.

Soon after that, I received a parcel containing an array of beautiful fabric and button samples to chose from. Approximately one and a half months later my brand new coat MADE IN ITALY BY MARIA arrived - I was over the moon and I felt like a "little princess"! This new and heavily improved version of my £59.99 coat literally oozed all the elegant splendour of Italian tailoring! Maria is clearly a perfectionist and takes great pride in her work; nine years on and her coat is still one of my most treasured wardrobe staples!  



Maria with one of her clients


Born in Italy's fashion capital Milan in 1931, Maria developed an early fascination for clothes and eventually found her way into a known Milanese tailor's aged just 9. It was there that she literally watched and learned observing the work of each tailor, and was gradually allowed to try her hand on all the different tasks there were to learn. After WW2 Maria moved to Genoa, specialising in bridal and occasionwear - her favourites – while working for two prestigious fashion houses locally.

Looking at the pictures Maria sent me of her work, it's fascinating to see how much fashion changed throughout her career, a time where trends were real novelties, rather than reinterpretations of past eras.  




Unsurprisingly, Maria feels frustrated at the fact that all people seem to be wanting these days is looking the same. She also laments the decrease of quality that mass-production entails - "They're cheap uniforms, designed with little artistic flair, more than often they only stand out thanks to a small detail" she says. 

However, Maria also sees some positive changes on the horizon, "Fashion with a capital F is coming back! Clothes with edge are slowly being replaced by designs involving more harmony, personality and above all a human touch."

Looking at the latest developments in ethical and sustainable fashion, it's likely that Maria is right. Younger generations are said to be more interested in a brand's social and environmental impact than showing off “big names", i.e. a positive type of luxury is what seems to be in demand! 

Obviously, we still have a long way to go, but the future seems to look hopeful, as we are starting to see the fruits of initiatives such as Fashion Revolution - so why don't you get involved? Here's how!



Vive la Révolution!



Me & Maria in We Are Latitude's showroom in 
Santiago de Compostela (Spain) today 24/4 
for Fashion Revolution Day 2014 


En preparación al Fashion Revolution Day hoy en Santiago de Compostela, donde su organizador, We Are Latitude me pidió que trae una foto de alguien que conozco que trabajaba en el sector textil, me pregunté una vez más cuánto realmente sé yo sobre #quienhizomiropa?

Gracias a poseer ya una buena selección de ropa ética después de haber dejado de comparar “moda rápida” hace dos años, tengo la suerte de tener mucha más información sobre ella hoy en día. También he tenido la oportunidad de hablar con propietarios de marcas sobre su producción, ver fotos y leer informes de inspección de fábricas a través de tiendas online, encontrar etiquetas firmada por la confeccionista de algunas prendas que he comprado, que fue muy interesante y inspirante a la vez.



Visita al taller de upcycling de Rokit en Londres en 2014


Sin embargo, yo no podía dejar de tomar #whomademyclothes muy literal cuando escuché el slogan por la primera vez. ¿Quién es la persona que hizo mi camiseta? ¿Cuál es su historia? Un conteo rápido de mi armario ha revelado que tuve contacto personal con los "creadores" de sólo cinco de mis prendas – aunque se podría pensar que eso no es demasiado malo para las normas de hoy…

Mirando a mi armario, de repente me acordé de mi abuela, que se fue dos veces año a la costurera, junto a sus hijas. Cada una de ellas tenía algo hecho para si misma, y "eso fue todo para el resto del año", como mi madre solía comentar en un tono sarcástico.

¿Lo que fue obviamente frustrante para mi madre y mi tía, es un privilegio hoy en día que sólo pocas personas pueden permitirse. Un privilegio, no sólo porque la ropa a medida siempre triunfare sobre cualquier otra, pero en mi opinión, también es la oportunidad de construir una relación con las personas que la hacen. Y, por último, no permitiría el tipo de industria textil que tenemos ya en los países en desarrollo. Una industria que muy a menudo nos facilitara a ignorar las responsabilidades sociales, tanto como ambientales.

Por suerte, tuve el placer de tener algo hecho por mí en dos ocasiones, en una de los cuales era un abrigo. Mientras que fuera de compras con mi amigo Andrea, nos fuimos a una tienda de reparación de calzado para repara un par de mis tacones. Lo que yo esperaba que fuera una reparación menor fue considerado imposible por el dueño de la tienda. “Puedes comprarte una nuevas para 10 pagos en la tienda al lado” (una cadena grande de zapaterías) me dijo. Me sentí desconcertada de que me mando a la misma gente que amenazaban su comercio de reparación en primer lugar, mientras Andrea sacudió la cabeza con incredulidad.

Mientras que los dos estábamos quejándonos sobre la cultura actual de comprar y tirar, he mencionado que el abrigo que había comprado el año anterior ya estaba totalmente desgastado, otro ejemplo de la calidad de la moda rápida…


El abrigo de Maria en un look vintage para 
la campaña #secondhandfirst de TRAID UK.


"No hay problema!" exclamó Andrea inmediatamente, "estoy seguro de que mi madre te podría hacer una copia!" Yo sabía que ella era una costurera muy talentosa, pero me pareció que era demasiado que pedir. Mientras me esforcé para disuadir a Andrea por cortesía, él ya estaba explicando todo el caso a su madre, María, por móvil. "No hay problema", me aseguró de nuevo", puede hacerlo." Guauu! Me tomó un tiempo para procesar la generosidad y la espontaneidad de esa oferta. Yo finalmente acepté, sintiéndome un poco culpable, sin embargo, y así Andrea llevo mi abrigo a Génova para que su madre lo podría mirar.

Poco después, recibí un paquete que contenía una serie de hermosas muestras de tela y botones para elegir. Aproximadamente un mes y medio más tarde, mi nuevo abrigo MADE IN ITALY por MARIA llegó – y yo estuvo tan impresionada que me tomó bastante tiempo para superar el momento de sentirme como una  pequeño princesa! Esta versión nueva y muy mejorada de mi abrigo de £59.99 literalmente rezumaba todo el esplendor y la elegancia de la sastrería italiana! María es claramente un perfeccionista que se enorgullece de su trabajo y se nota; nueve años después y su abrigo todavía sigue siendo una de mis prendas favoritas!

Maria en la boda de una de sus clientas

Nacido en la capital italiana de la moda (Milán) en 1931, Maria desarrolló una fascinación temprana para la ropa y casi crecio en un sastre conocido de Milan desde los 9 años! Fue allí que ella literalmente aprendió todo, observando el trabajo de cada sastre, quienes le permitió poco a poco intentar a hacer las diferentes tareas que hubo que aprender. Después de la segunda guerra mundial, María se trasladó a Génova, donde se especializo en trajes de novias y de ocasión - sus favoritos - mientras trabajaba para dos prestigiosas casas de moda allí.

Mirando las fotos Maria me envió de su trabajo, es fascinante ver cuánto ha cambiado la moda a lo largo de su carrera.  Épocas en que las tendencias eran novedades reales, en lugar de las reinterpretaciones del pasada que vimos hoy en día.




Obviamente, María se sienta frustrada por el hecho de que todo que la gente parecen querer ahora es vestir de la misma manera, en vez de desarrollar un estilo propio y original. También lamenta la disminución de la calidad que implica la producción en masa - "Son uniformes baratos, diseñado con poco talento artístico, a menudo sólo diferenciaban gracias a un pequeño detalle" dice ella.

Esto dicho, María también ve algunos cambios positivos en el horizonte " La moda con la M capital va a volver! La ropa exagerada lentamente está siendo reemplazado por diseños que implican más armonía, personalidad y sobre todo un toque humano."

Según las últimas tendencias en la moda ética y sostenible, lo más probable es que María tiene razón. Se dice que las generaciones más jóvenes están más interesadas ​​en el impacto social y medioambiental de una marca que impresionar a los demás con "grandes nombres". Es decir, un tipo de lujo positivo es lo que parece ser cada vez más en manda.

Esta claro que todavía nos queda un camino largo delante, pero parece que hay esperanza para un futuro mejor, fruta de iniciativas como Fashion Revolution! ¿Porqué no te unes? ¡Infórmate aquí! 


Vivre la Révolution!



Pictures courtesy of Maria Pitto & We Are Latitude


2 comments

  1. Uauh Sabina! ¡Qué historia más chula! Yo también quiero un abrigo de María :)
    Yo también estoy completamente de acuerdo en que la Moda con M mayúscula va a regresar. A parte de por el impacto ambiental y social de la fast fashion, creo que las personas a las que realmente les gusta la moda cada vez más buscarán la diferenciación, la calidad y el orgullo. Conscious fashion is the new black, sure!
    besitos!!
    sònia

    ReplyDelete
  2. Muchísimas gracias Sònia :) Me alegro que te ha gustado el post y seguro que la moda con M mayúscula vuelve a ponerse de moda pronto si seguimos luchando por ella con campañas como #FashRev ayer!!!
    Un abrazo muy fuerte :)
    Sabina

    ReplyDelete

comment form

Copyright © 2015 by consciously sartorial. All rights reserved. Do not reproduce without permission. Powered by Blogger.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...